jueves, 3 de diciembre de 2015












Libres y absueltos, sobrevivientes de tortura 

  •  Fueron torturados por elementos de la Policía Estatal de Chihuahua para inculparlos de extorsión
  • Cristel Piña Jasso fue  torturada sexualmente 
  • Inician el camino para lograr verdad, justicia y reparación


Ciudad Juárez, Chihuahua, a 3 de diciembre de 2015. Después de más de dos años de haber sido 
detenidos  arbitrariamente  y  en  particular  Cristel  Fabiola  Piña  Jasso  torturada  sexualmente  por 
elementos de la Policía Estatal de Chihuahua, Cristel  Piña, Eduardo Estrada Cardona y Leonardo 
de  la  O  Ramos  fueron  finalmente  liberados  el  día  2  de  diciembre  del  2015.  Estos  jóvenes  y  sus
familias ahora exigen castigo para los elementos policiales que los torturaron. 
Cristel, Eduardo y Leonardo  fueron absueltos  del delito de  extorsión por la juez del Tribunal Oral 
de Ciudad Juárez Florina Isela Coronado Burciaga  desde el pasado 09 de noviembre; sin embargo, 
debido al procedimiento jurídico penal para que cause ejecutoria la sentencia firme en la que se 
dictó  absueltos  por  el  delito  de  extorsión  agravada     permanecieron    10  días  más  en  arraigo. 
Durante el juicio oral, la juez también ordenó dar vista al Ministerio Público Federal de los actos de 
tortura que sufrieron. 
El  caso  de  Cristel  refleja  el  patrón  sistemático  de  la  tortura  sexual  que  enfrentan  las  mujeres 
mexicanas que son detenidas por agentes de seguridad. El Centro de Derechos Humanos Paso del 
Norte A.C y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C. nos congratulamos 
por la libertad de Cristel y consideramos de suma importancia que se condene el uso de tortura 
como forma de investigación. 
La  liberación  de  Cristel,  Leonardo  y  Eduardo  marca  una  sentencia  histórica  en  el  Estado  de 
Chihuahua,   y  establece  un  precedente  en  la  búsqueda  de  justicia;    en  un  Estado  en  el  que  la 
práctica de la tortura es generalizada y sistemática para la investigación del delito. Ya que por 
vez primera se da  vista a un Ministerio Público Federal para la investigación de agentes Estatales
presuntamente responsables de la tortura. 
La visibilización de este caso a nivel Nacional e Internacional coloca a las autoridades del Estado de 
Chihuahua en una situación comprometedora, puesto que en todo momento ha venido negando 
la  práctica  sistemática  de  la  tortura  y  por  ende  la  impunidad  prevalece  en  la  comisión  de 
violaciones a derechos humanos.  

Este  tipo  de  sentencias  representan   un  avance  en  la  procuración  de  justicia   dentro  de   las 
estructuras del Estado que permiten y avalan la tortura. Las autoridades del estado de Chihuahua 
no pueden seguir siendo omisas frente a estos hechos que perpetuán el uso de la tortura como 
medio de investigación creando culpables, juzgando y encarcelado a personas inocentes.
Exigimos a las autoridades que el proceso de investigación, sanción y reparación del daño por la 
tortura  sufrida  por  estos    sobrevivientes  sea  expedito  y  apegado  a  los  estándares  en  derechos 
humanos.  Si no hay sanción a los responsables seguirá imperando la impunidad y prevalecerá la 
injusticia.

ANTECEDENTES

En  agosto  de  2013,  en  Ciudad  Juárez,  Chihuahua,  Cristel  Fabiola  Piña  Jasso  y  su  pareja  fueron 
sustraídos de su domicilio de forma violenta por parte de elementos de la Policía Única Estatal y 
agentes ministeriales de la Fiscalía Zona Norte del Estado de Chihuahua.
Luego de sufrir al menos 15 horas de constante tortura física, sexual y sicológica, y 2 días después 
de su detención, Cristel, Eduardo y Leonardo fueron presentados ante los medios de comunicación 
como parte de una banda de extorsionadores.
Para marzo de 2015, el caso de la juarense de 25 años de  edad se incorporó públicamente a la 
Campaña Nacional “Rompiendo el silencio. Todas juntas contra la tortura sexual”.
Durante todo el tiempo que duró su proceso, la familia de Cristel y ella misma han sido objeto de 
hostigamiento, incluyendo seguimientos, amenazas presenciales y llamadas telefónicas.










No hay comentarios: