miércoles, 26 de febrero de 2014

El caso Ortiz Lira, un relato de violaciones a los DDHH



Uno de los principales objetivos del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPDN) es la persecución de la justicia, además de la promoción de los derechos humanos. Para facilitar la comprensión de la forma de actuar policiaca y a la vez hacer visibles las violaciones “de rutina” que cometen, la abogada del centro, Diana Morales, hace público el caso de los hermanos Miguel Benjamín y Juan Pablo Ortiz Lira, acusados de robo de vehículo agravado en grado de tentativa (a Miguel Benjamín además se le intentó culpar de tentativa de homicidio en contra de un agente ministerial) para sensibilizar a la sociedad de la necesidad de conocer cómo funciona el aparato de justicia del Estado y sobre todo, para que la sociedad valore sus derechos inalienables y se proteja en la medida de lo posible, del actuar autoritario del Estado.

Además del relato, ya de por sí violento en su narrativa, al final del escrito Morales introduce una observación crítica sobre la decisión de la juez por mantener privado de su libertad a Miguel Benjamín unos días más, pese a haberlo declarado inocente. El hecho, también violatario, forma parte de la radiografía de la justicia en Chihuahua, la cual no está exenta de abusos de poder e involucra a policías, agentes ministeriales, jueces y gobernantes. El caso de los hermanos Ortiz Lira demuestra la forma de “investigar” de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, o en su defecto, la falta de control, seriedad, preparación y prepotencia de sus agentes, todo esto en el contexto de la transición hacia el Estado policiaco instalado desde el 2008 bajo el pretexto de la “guerra contra el narco”,  periodo vigente en el que se siguen cometiendo violaciones a derechos humanos en Ciudad Juárez, sobre todo contra grupos vulnerables (mujeres, jóvenes, pobres).

Tanto Miguel Benjamín como Juan Pablo actualmente se encuentran libres por haber resultado absueltos de las pruebas en su contra, pero también gracias a la buena intervención de la licenciada Morales, quien pudo llevar la defensa y demostrar las violaciones sufridas por la familia Ortiz Lira, más la tortura y otras anomalías presentes en la detención y proceso llevado acabo. En horabuena para Miguel Benjamín, Juan Pablo y sus familiares por resistir sin desfallecer hasta haber encontrado la justicia y la libertad.

El día 4 de Junio de 2012 a las 4:00 de la mañana la familia Ortiz Lira se encontraba dormida en su domicilio cuando se escucharon ruidos en la casa, por lo que Gabriela Lira, madre de la familia, salió de la vivienda y observó que varias personas con armas entraban a su domicilio, por lo que empezó a gritar ¡ladrones! Mientras uno de sus hijos, Miguel Benjamín, se pone los tenis para salir y ver lo que sucede.

Gabriela sale por la puerta de la recámara que da acceso al patio y les pregunta a los presuntos ladrones porqué se brincan; para esto ya eran varias personas en el techo de la vivienda, mientras desde una camioneta estacionada le decían “sáquelo, sáquelo”, ella les decía “qué pasa” sin recibir contestación; cinco de ellos entraron a su recamara y les apuntaron con armas largas a Miguel Benjamín, Anastasio Ortiz (esposo de Gabriela) al hijo de Miguel Benjamin (un bebé de meses) y a Karen, esposa de Benjamín.

En ese momento Gabriela quiso entrar a su recámara, pero los hombres armados la jalaron de la cabeza y la aventaron, cayendo de rodillas mientras les solicitaba la orden de aprehensión. Los agentes le decían que lo iban a matar ahí mismo en la recámara, apuntándoles con armas largas, a lo que Miguel Benjamín dice“yo salgo”, en eso les ordenan a los presentes que se agacharan para que no los vieran; a Karen la obligan a taparse con la cobija; Karen oyó un golpe, no supo con qué ni a quien, pero uno de ellos le preguntaba a Anastasio qué era Benjamín de él, y les dijo que era su hijo; ellos le decían que si no sabía a qué se dedicaba, él les contestó “vende en las segundas” y le dijeron que no se hiciera pendejo (sic) que a poco no sabía que Miguel se dedicaba a robar carros, a hacer carjacking (robo con violencia de automóvil) mientras Anastacio decía que no era cierto; le preguntaban en dónde están las armas, pero para esto ya algunos de los agentes estaban revisando todo, sacaron la ropa dejándola tirada en el suelo, sin dejarles de apuntar a la cabeza con las armas, robándose además pertenencias de valor.

Posteriormente Gabriela observó cómo le pegaban a Juan Pablo (otro de sus hijos) ya que éste se encontraba en otra recamara y observó como lo sacaban y lo golpeaban. Mientras Gabriela defendía a Juan Pablo, pues el joven padece epilepsia no convulsiva, a los otros hijos, Manuel y Pedro de 13 y 10 años, los despertaron los agentes obligándolos a voltearse diciéndoles pinches mocosos (sic) jaloneaban a Gabriela para que les permitiera hacer lo que ellos querían diciendo ”pinche vieja te vamos a tronar si no te quitas”, Gabriela los veía y esto le provocaba coraje porque ella los confrontaba y les cuestionaba su actuar, mientras ellos le decían “agáchate no nos veas hija de tu pinche madre”, le jalaban el pelo agachándola; cuando le querían pegar a Miguel ella les decía que porqué le pegaban y ellos le decían “cállate y quítate de aquí pinche vieja puta”, golpearon a Miguel esposado, y lo aventaron contra el barandal de la ventana, estrellándose en la cara.

Después de lo anterior se llevan a Juan Pablo y Miguel Benjamín por lo que Gabriela se dirige a la Fiscalía General del Estado en donde les niegan la presencia de los jóvenes ahí. No fue hasta el día siguiente cuando los pudieron ver a eso de las 16:00 horas. Los hermanos no aparecían en el sistema de la computadora, pero el guardia los tenía en una lista. Karen vio a Miguel y Gabriela vio a Juan Pablo.

Karen menciona que vio golpeado a Miguel Benjamín, tenía una herida en la frente de aproximadamente cinco centímetros, un golpe en el parietal derecho, moretones, sangre; en la sien tenía como un círculo rojo y en el mentón tenía heridas, al parecer de rasguños. Además le comentó que le habían puesto la chicharra en los testículos y en los pies mientras a su hermano lo golpeaban, sobre todo en la cabeza y delante de él, con la intención de que viera cómo lo estaban agrediendo. Miguel Benjamín estaba muy asustado porque estaba un agente ministerial presente vigilando. En menos de cinco minutos se vieron, Miguel Benjamín hablaba muy quedito y volteaba constantemente a ver al ministerial; cuando se les comunicó el fin del tiempo de visita, Karen lo vio con más miedo.

Gabriela platica de Juan Pablo que lo golpearon en la cabeza y lo patearon en el abdomen, le vio sangre en la playera; tenía heridas y golpes en el abdomen. Los hermanos Ortiz Lira, asustados, dicen que (los agentes) les decían de firmar unas hojas y Juan Pablo, para que ya no lo siguieran golpeando las firmó. El martes 4 de junio en la noche trasladan a Juan Pablo al Tribunal para Menores Infractores y a Miguel Benjamín el miércoles 6 de junio, trasladándolo al Cereso estatal como a las 11:00 horas. Ese mismo día se lleva a cabo la audiencia de Miguel Benjamín de control de detención, leyéronle los cargos de carjacking, tentativa de homicidio a un agente ministerial más posesión de armas y drogas; los sacaron asignándoles una abogada de oficio y se solicita la presencia del agente ministerial afectado y dos menores más, ya que fueron otras cuatro personas acusadas de los mismos delitos aduciéndose que son una banda criminal.

En vista de la presencia de alegatos de tortura, el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte toma la defensa en noviembre del 2012.

Posteriormente tanto Miguel Benjamín y Juan Pablo fueron vinculados a proceso junto con otras cinco personas más. El día 5 de diciembre del 2013 sale bajo libertad condicional Juan Pablo Ortiz Lira, aun así la defensa casa la sentencia donde le imponen una sanción de un año cinco meses, misma que ya se cumplió, quedando aún pendiente la resolución de la casación por el Tribunal Unitario Especializado en Adolescentes Infractores en la ciudad de Chihuahua.

En relación de Miguel Benjamín Ortiz Lira, el 23 de enero de 2014 fue encontrado inocente por el Tribunal Unitario de Juicio Oral en lo Penal y fue liberado el día 15 de febrero de 2014. Dicha tardanza  fue porque la Juez de la causa aplicó el artículo 373 el cual se cita:

“Artículo 373. Sentencia absolutoria y medida cautelares.
Comunicada  a  las  partes  la  decisión  absolutoria,  una  vez  que  haya causado  ejecutoria,  el  Tribunal dispondrá en forma inmediata el levantamiento de las medidas contra del acusado, y ordenará se tome nota de este levantamiento en todo índice o registro público y policial  en  el  que  figuraren.  También  se  ordenará  la  cancelación  de  las  garantías  de  comparecencia  y reparación del daño que se hubieren otorgado.”

Por lo anterior la defensa solicitó un amparo para que fuera liberado de forma inmediata, el cual aún está por resolver.

La critica que se hace ante esta decisión dentro del marco jurídico del sistema mexicano, los Jueces deben tener criterios en relación al principio pro homine establecido en el Artículo Primero constitucional en su segundo párrafo el cual dice:

“… Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia…”

Es por lo que el Juez de la causa debió de optar por la libertad inmediata de Benjamin Ortiz Lira,  aplicando dicho principio, ya que se estaba hablando de la libertad de una persona, ya que nadie puede estar detenido sin que exista una causa penal en contra,esto también en relación al Artículo 20 constitucional, inciso B, fracción IX,que a la letra dice:

“En ningún caso podrá prolongarse la prisión o detención, por falta de pago de honorarios de defensores o por cualquiera otra prestación de dinero, por causa de responsabilidad civil o algún otro motivo análogo”

Dado lo anterior la Juez de la causa debió aplicar el ordenamiento constitucional, antes de que el Código de Procedimiento Penal del Estado de Chihuahua, dicha facultad esta establecida y ordenada por nuestra carta magna.



viernes, 21 de febrero de 2014

El CDHPDN en El Diario: Anticonstitucional el "Operativo mochila".



(Nota tomada de El Diario, viernes 20 de febreo del 2014, página 3B. Responsable de la nota: Alejandra Gómez). http://diario.mx/Local/2014-02-20_2565008a/anticonstitucional-el-operativo-mochila-derechohumanistas/

Derechohumanistas calificaron como anticonstitucional el ‘Operativo Mochila’ que llevaron a cabo elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) en los Colegios de Bachilleres (Cobach) durante el martes y miércoles.

“Acciones autoritarias no previenen el delito, al contrario lo incentivan y además son indignas”, argumentó Carlos Murillo, miembro del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, respaldado en lo establecido en los artículos 1º, 14º y 16º, los que indican que tratar como sospechoso a un ciudadano va en contra de sus derechos.

Además, dijo que los estudiantes de los Cobach pueden negarse a ser sometidos a la revisión e incluso interponer una demanda contra la dependencia por violar sus derechos humanos.

“En lugar de preventiva es violatoria”, agregó el derechohumanista, pues ningún ciudadano está obligado a demostrar que es inocente si no hay una acusación en su contra.

Ante lo expuesto, el Cobach informó, por medio de su vocera Cecilia Guerrero, que con el propósito de bienestar dentro de los planteles al inscribirse cada alumno, los padres de familia firman un acuerdo en que aceptan se lleve a cabo la revisión.

“La finalidad fue detectar en las pertenencias de los estudiantes sustancias prohibidas u objetos punzocortantes”, dijo.

El operativo se llevó a cabo de forma sorpresiva en los siete planteles de Cobach.

El martes, elementos de la FGE arribaron con perros entrenados a los institutos 5, 6, 7 y 9 de la ciudad y el miércoles a los 11, 16 y 19; aproximadamente 18 mil estudiantes fueron revisados.

“Es inconstitucional tratar a los alumnos como sospechosos de un crimen o delito”, reiteró Murillo. (Alejandra Gómez)

jueves, 20 de febrero de 2014

Posicionamiento del CDHPDN sobre “Operativo mochila” en Colegios de Bachilleres



Los medios de comunicación de Ciudad Juárez destacan que el miércoles 19 de febrero agentes de la Fiscalía General del Estado realizaron en los plantes del Colegio de Bachilleres, revisión de mochilas con perros amaestrados a las y los alumnos en el marco del programa “Bachilleres Vive”.

Es difícil entender cómo las autoridades del Colegio de Bachilleres, como de la fiscalía, se presten en nombre de una “educación con valores” y “libre de drogas” a tratar como delincuentes a las y los estudiantes de esta institución, violando sus más elementales derechos y garantías individuales latentes en la constitución. Desafortunadamente este hecho bochornoso se suma en contra de los ideales democráticos y otros valores supuestamente vigentes y garantizados por nuestra carta magna, sin ayudar en nada para formar mejores ciudadanos(as) y sí en cambio atenta contra la dignidad de la persona.

Además de violatorios, este tipo de programas no aportan en la construcciónde ciudadanía ni refuerza valores cívicos, mucho menos previenen la delincuencia o mejoran la seguridad; muy por el contrario, al atentar contra la dignidad humana, se refuerza en el imaginario colectivo la idea de un orden autoritario y carente de derechos, donde cualquier persona puede ser víctima de abusos, como de hecho sucede en la realidad en las acciones policiacas y de la fiscalía. Toda actividad tendente a criminalizar a la sociedad son fuente de aliento para la delincuencia y van en contra del Estado de derecho.

El Centro de Derechos Humanos Paso del Norte hace un exhorto al Colegio de Bachilleres y a la Fiscalía General del Estado de Chihuahua a detener estos operativos falsamente implementados para proteger a las y los jóvenes por que  violan fehacientemente sus derechos al darles un trato de criminales. El Estado y sus instituciones no pueden ni deben ser ejemplo de violación a los derechos humanos, sino sus salvaguardas.


De la justicia de cada uno(a) nace la paz para todos y todas



CDHPDN



Ciudad Juárez, Chihuahua, jueves 20 de febrero del 2014