martes, 17 de diciembre de 2013

Hostigamiento a Juan Ignacio Figueroa, padre de los hermanos Juan Antonio, Jesús Iván y Luis Adrián Figueroa, acusados de extorsión.


AU 4/13
ACCION URGENTE

Hostigamiento a Juan Ignacio Figueroa, padre de los hermanos Juan Antonio, Jesús Iván y Luis Adrián Figueroa, acusados de extorsión.


El Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPDN) hace pública su preocupación por el hostigamiento del señor Juan Ignacio Figueroa, por agente de la Policía Ministerial de la Fiscalía del Estado de Chihuahua.

ANTECEDENTES

El 18 de enero del 2012, los hermanos Juan Antonio, Jesús Iván y Luis Adrián Figueroa (este último menor de edad) fueron detenidos arbitrariamente, amenazados, torturados y obligados a declararse culpables del delito de extorsión por policías ministeriales, quienes con lujo de violencia los golpearon, allanaron su vivienda e hicieron destrozos en su propiedad. Después de pasar 48 horas incomunicados y por presiones de sus familiares a través de la visitaduría de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que los encontró en la Fiscalía del Estado, los hermanos Figueroa finalmente fueron presentados en público el día 20 de enero, declarando que habían sido obligados a confesar su culpabilidad. Luis Adrián sale libre el 31 de agosto del 2013 al comprobarse las violaciones a derechos humanos en su caso, no así sus hermanos quienes están todavía a la espera de juicio.    

HECHOS

El lunes 16 de diciembre, entre cinco y media y seis de la mañana, en las instalaciones de la empresa Autopronto, de boulevard Independencia, lugar de trabajo del señor Juan Ignacio Figueroa, se presentó una camioneta como las que usan los agentes ministeriales (Dodge Ram blanca con vidrios polarizado) dando vueltas alrededor de la empresa por espacio aproximado de 15 minutos, hasta finalmente estacionarse. Luego el agente se bajó de la camioneta y fue directamente con el señor Figueroa, le pidió una identificación y al no traer algún documento, le pidió su nombre y dirección. Cuando el señor Figueroa le pidió al agente identificarse, este no quiso hacerlo, respondiéndole de forma grosera. Al preguntarle al agente el señor Figueroa el  por qué  del interrogatorio, el agente le contesta que investigan un supuesto robo de diesel en esa empresa. Luego el agente se dirigió a otros dos trabajadores a pedirles identificación. A los demás trabajadores, los que laboran directamente en el área donde se trabaja con diesel, probable lugar del atraco, no se les preguntó nada.

Según informes de los compañeros del señor Figueroa, al salir del turno (el señor Figueroa trabaja de 10 de la noche a 6 de la mañana) el agente siguió un rato más ahí y luego se fue. El jefe inmediato del señor Figueroa, así como sus superiores, desconocían el asunto del supuesto robo de diesel. Indagando más sobre el caso con un compañero de trabajo ex agente ministerial, se contactó con el jefe de ministeriales, el comandante Valadez, quien informó  no tener conocimiento del hecho. Se está investigando por qué el agente fue esas horas a hacer esa diligencia.

Esta es la primera vez que  acosan al señor Figueroa en el trabajo, pero en su domicilio ya ha sufrido intimidación y hostigamiento judicial y policiaco anteriormente. Finalmente el señor Figueroa manifiesta que el agente ministerial venía armado, con gafete de la policía ministerial y que las cámaras de la empresa tienen grabada la acción.

SOLICITAMOS

1. Que las autoridades correspondientes atiendan el caso y realicen inmediatamente una investigación independiente, exhaustiva, efectiva e imparcial, para identificar al agente acosador y aplicar las leyes correspondientes por el hostigamiento al señor Juan Ignacio Figueroa.
2. Que se respete el derecho que tiene el señor Juan Ignacio Figueroa para defender a sus hijos, por lo cual solicitamos sea respetada su integridad y su libertad.
3. Por favor enviar sus llamamientos a:

Lic. Raúl Plasencia Villanueva
Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos
Edificio “Héctor Fix Zamudio”, Blvd. Adolfo
López Mateos 1922, 6° piso, Col. Tlacopac San Ángel, Del. Álvaro Obregón, C.P. 01040, México, D.F. Tels. y fax (55) 56 81 81 25 y 54 90 74 00
correo: correo@cndh.org.mx

Lic. Migue Ángel Osorio Chong 
Secretario de Gobernación
Abraham González No. 48, colonia Juárez
Delegación Cuauhtémoc. C.P. 06600, México, D.F.
Teléfonos 57 28 73 00 ext. 32400, 57 28 74 00 ó 57 28 73 00
secretario@segob.gob.mx
 
Lic. José Luis Armendáriz González
Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Chihuahua
Av. Zarco No. 2427 esq. calle 24, Col. Zarco, C.P. 31020
Chihuahua, Chihuahua
Tel. 01 800 201 1758 y 658 7604
cedhch@prodigy.net.mx

Lic. César Horacio Duarte Jáquez
Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua
Palacio de Gobierno
 Aldama y Venustiano Carranza, Centro Histórico, C.P. 31000
Chihuahua, Chihuahua
Tel. 01 614 429 3596 y 01 614 4293300 conmutador 11123
despachodelejecutivo@hotmail.com
http://es-la.facebook.com/people/Cesar-Horacio-Duarte-Jaquez/684068788
@GoberDuarte

Lic. Jorge González Nicolás
Fiscal General del Estado de Chihuahua
Edificio de la Procuraduría, Tercer Piso, calle Vicente Guerrero número 616, Colonia Centro, municipio de Chihuahua, Chihuahua, C.P. 31000.
Tel. 614 4293300 conmutador 11400
rcaballero@chihuahua.gob.mx

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Persisten abusos y tortura de los cuerpos policiacos


(Tomado de la portada de periódico Norte y Norte Norte Digital, del martes 10 de diciembre del 2013, con información de Héricka Martínez Prado http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=1775991122230594035#editor/target=post;postID=6300583588683334231)

Entre una serie de torturas, abusos, robos y extorsiones por parte de las distintas autoridades, los juarenses viven una constante violación a sus derechos humanos.

En marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, el Fideicomiso de la Competitividad y Seguridad Ciudadana en la Zona Norte (Ficose) dio a conocer que sólo entre el 20 de julio y el 23 de octubre pasados se registraron 226 casos de abusos policiacos en esta frontera, cometidos en su mayoría por personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) y policías municipales.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ha recibido además 10 denuncias en contra elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), por abusos de autoridad, robo y lesiones en la actual administración.

“Nosotros percibimos una situación constante de violación a los derechos humanos”, señaló el sacerdote Óscar Enríquez, del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte.

Los homicidios que aunque han disminuido continúan en la ciudad, las constantes torturas denunciadas y la desaparición forzada son los casos mayormente documentados por la agrupación.

“Las ejecuciones son violaciones al derecho a la vida, constatamos que sigue habiendo tortura y persiste el problema de la desaparición forzada, porque no ha habido una investigación a fondo”, señaló.

Mientras que en las mujeres se habla de trata de personas, en los hombres se han documentado casos de privación ilegal de la libertad por parte de las autoridades.

“Tenemos casos que no se han resuelto aunque pasaron hace años, como la familia Alvarado, la familia Bustamante que son de aquí pero desaparecieron en Veracruz al parecer por la Policía Federal, o la familia Fabela, que es un caso actual en el que creemos que intervinieron los ministeriales; pero no se investigan más a fondo”, comentó el sacerdote.

En el tema de desaparición forzada no hay respuesta ni seguimiento por parte de las autoridades, y siempre esperan que sean los familiares quienes les aporten los datos.

El CDHPN tiene documentados 26 casos de tortura del año pasado a la fecha.

La queja constante de los juarenses, dijo, es que los policías municipales hacen su trabajo sin respeto a las personas.

“Un factor es obviamente la impunidad, no hay investigación ni castigo y los hechos tienden a repetirse porque no hay justicia, hay una queja constante de que siguen los robos y extorsiones”, apuntó Enríquez.

Según datos del Fideicomiso de la Competitividad y Seguridad Ciudadana en la Zona Norte (Ficose), sólo del 20 julio al 23 octubre del presente año se documentaron 226 casos de abusos policiacos.

Entre los casos se encuentran 31 denuncias por “ubicación de detenidos”, o sea que fueron detenidos sin una orden de aprehensión o que fueron presentados ante los medios de comunicación sin la seguridad de que fueran ellos los culpables.

Un total de 109 casos más fueron denunciado porque las autoridades participaron en un problema entre particulares, sin que se les solicitara su ayuda.

Cuarenta personas más aseguraron que fueron víctimas de un abuso o mal trato al momento de pedir orientación o interponer una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Y 46 casos más reflejan torturas o abusos de autoridad, 23 de ellos, o sea el 50 por ciento, fueron interpuestos contra la FGE tras las detenciones realizadas; 14 más contra la SSPM y los nueve restantes contra la PGR, Sedena y PF.

El 31 por ciento de esos 46 casos fueron lesiones, en el 14 por ciento allanamientos, en el 11 por ciento detenciones ilegales y en el 7 por ciento desaparición forzada.

A estas cifras se le suman una gran cantidad de abusos que no son denunciados por el temor de las víctimas a sufrir algún tipo de represalias, señaló la doctora Leticia Chavarría, consejera de la Mesa de Seguridad de Ciudad Juárez.

Algunos de estos casos llegan a oídos de las organizaciones que trabajan con este tipo de delitos, pero otros quedan en la sombra.

Las violaciones a los derechos humanos no sólo son lesiones o tortura, también hay otras formas, como cualquier abuso por parte de un servidor público.

“Creo que aquí es muy importante que la ciudadanía tenga conocimiento de cuáles son sus derechos y hasta dónde llega el derecho de la autoridad de actuar hacia un ciudadano, porque muchas veces no lo perciben porque saben, y es muy importante que todos estemos informados de qué es lo que pueden y qué es lo que no pueden hacer con nosotros”, señaló.

Después de los múltiples abusos registrados por parte de los militares contra la ciudadanía, los golpes y robos por parte de los municipales han prevalecido los últimos años en la ciudad.

Los agentes de Tránsito también violan constantemente los derechos humanos de la ciudadanía, con el fin de reunir la famosa “polla” y completar el número de infracciones que les son exigidas por parte de sus jefes.

“El problema es que todo se queda dentro de las instituciones, porque son costumbres arraigadas y mientras no se reconozca que existe, el problema ahí persiste”, comentó Chavarría.

El departamento de Asuntos Internos fue un “cero a la izquierda” durante toda la administración pasada, ya que era “juez y parte”, apuntó.

La Mesa de Seguridad pidió que se cree un Comité Único de Seguimiento de Asuntos Internos con el objetivo de que se vinculen y analicen las denuncias presentadas contra autoridades municipales, estatales y federales.

“Debe haber una Comisión de Honor y Justicia integrada por ciudadanos, no como estuvo ocurriendo en la administración pasada, porque obviamente ellos no van a reconocer que existe el delito”, destacó.

Pese a que eran denuncias de casos graves, durante la administración pasada no se resolvieron, por lo que con el Comité Único la intención es que se castigue a los involucrados.

Integrantes de la Mesa de Seguridad también exigieron que se aplique la Ley Contra la Tortura que recientemente se aprobó en el estado de Chihuahua.

“Que se revise la penalidad de los funcionarios deshonestos que abusan de su poder, independientemente de que hayan realizado hechos violentos físicamente contra los ciudadanos; hay muchas formas de realizar actos que vulneran a toda la ciudadanía y pueden ser procesados”, apuntaron.


martes, 10 de diciembre de 2013

En el día de la Declaración universal de los derechos humanos


En el Día de la Declaración universal de los derechos humanos
(Discurso con motivo del 65 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)

El 10 de diciembre de 1948, en París, Francia, se presenta por primera vez el texto básico con los treinta artículos que componen la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, proclamando internacionalmente dos años después la fecha como el Día de los Derechos Humanos. Este 2013 además se cumplen veinte años del mandato del Alto Comisionado de Naciones Unidas para la promoción y protección de los derechos Humanos. 

Asumirse derecho humanista, trabajar por los derechos humanos, es en la actualidad un oficio peligroso en nuestro país, nuestra ciudad. Hoy queremos celebrar y compartir esta celebración con quienes han tomado una de las decisiones más importantes de sus vidas: vivir para y por los derechos humanos con todos los riesgos que esto implica, pues el camino es largo y doloroso, aunque también es dulce y lleno de satisfacciones, por pequeñas que estas sean. Cada victoria, cada paso hacia la emancipación y la justicia por un grupo, persona o situación, es un reconocimiento silencioso a lo que sabemos, implica una inversión enorme de energía, esfuerzos y recursos. 

Es difícil y a la vez fácil vivir en y por los derechos humanos. Difícil por que sigue siendo una aspiración de los pueblos y personas que constantemente, día tras día y hacia todos los puntos cardinales son víctimas de atropellos de toda índole, por que todavía no podemos resolver como especie, la aceptación total del uno para el otro y eso nos lleva a la intolerancia y la violencia, al prejuicio y la represión, en lo individual y en lo social.Pero también es una actividad fácil cuando aceptas este destino y tomas consciencia de lo mucho que puedes colaborar, aunque ese esfuerzo sea mínimo, para lograr ese mundo mejor, así te juzguen de loco(a) idealista o hasta de subversivo(a) y terrorista.

¿Por qué estamos en y por los derechos humanos? Muchas de las personas derecho humanistas hemos pasado por alguna injusticia, violencia o discriminación en nuestras historias personales de tal manera que luego nos vemos trabajando en estos menesteres, no como una obligación, sino por un desarrollado sentido de empatía a partir de nuestra experiencia; de un sentir, de un ser y un hacer a favor de la dignidad humana por sobre todas las cosas. También está, por supuesto, en los días más negros, cuando parece que todo lo que hacemos es inútil, el “gracias” de alivio y la sonrisa sincera, aun en la derrota, de quienes son beneficiarios de nuestras acciones, usuarios de nuestros servicios.

Hoy que nuestro país tiende al pasado, a regresar a escenarios que creíamos superados, nuestra misión se hace indispensable para contrarrestar en la medida de lo posible el retroceso en derechos humanos, la pérdida de un futuro más prometedor, afable y saludable para las próximas generaciones. Se trata de un compromiso social, ético y humano de solidarizarse con las causas más nobles, los grupos más vulnerables, y con uno mismo, consciente de la responsabilidad de recuperar el equilibrio perdido de una sociedad, en nuestro caso de la enorme responsabilidad de vivir en la dolida y como sea, querida, Ciudad Juárez.

Pero hoy estamos aquí reunidos pare festejar los triunfos, la camaradería, el reconocimiento mutuo a una labor que no es fácil, pero el gusto de trabajar con la gente, las y los niños, los adultos mayores, la mujeres, las y los jóvenes, los migrantes…en fin el placer de ejercer una profesión que te brinda la oportunidad de informar, ayudar, servir, educar y empoderar, pero también de conocer y crecer, de fortalecer los lazos de amistad, el compañerismo y la empatía;de poder demostrar quesí se puede mejorar la sociedad, que sí puede haber democracia y equidad de género y justicia y calidad de vida,libertad de expresión y todas esas cosas que sabemos, pueden existir y darle un giro al lugar donde ahora coincidimos.

Tomemos un respiro y reflexionemos un poco o un mucho sobre la diferencia, si creen que existe, entre el Juárez antes de la aparición de la sociedad civil organizada, de la cual formamos parte; sobre el Juárez que conocieron y el que ahora viven y su labor derecho humanista desde la trinchera donde dan la batalla por mejorar esta ciudad que duele y a la cual todavía merece nuestra atención y acción. Por eso un saludo a todas y todos quienes trabajamos por los derechos humanos en este espacio y en este instante, bienvenidas, bienvenidos.



De la justicia de cada una(o) nace la paz de todas y todos




CDHPDN



Ciudad Juárez, Chihuahua a 10 de  diciembre del 2013

lunes, 9 de diciembre de 2013

Ignoran autoridades Condición de infantes



Tomado de El Diario, edición Ciudad Juárez. http://diario.mx/Local/2013-12-08_3f47fea6/ignoran-autoridades-condicion-de-infantes-dicen-lideres-civiles/

Alejandra Gómez
El Diario | 2013-12-08 | 23:08
Las autoridades no prestan atención a la condición de los infantes en la ciudad por ello en los últimos años se han vuelto las víctimas más vulnerables de la violencia presente en Juárez, opinaron representantes de organismos civiles ante la muerte de dos menores en distintos hechos y por diferentes motivos de violencia la semana pasada.


La tarde del jueves Uriel Hernández de dos años fue asesinado a golpes por su padrastro Rubén Torres y en el transcurso del viernes Ángel Gael Pro de cuatro años falleció al recibir un balazo cuando su padre enfrentó a policías estatales.



“El asunto con la violencia hacia menores es igual que cuando se hablaba de crímenes contra mujeres: se trata de la punta del iceberg de un problema muy serio que hay en la sociedad”, dijo Hernán Ortiz, vocero de Ciudadanos por una Mejor Administración Pública (CMAP).



La Red por la infancia lleva años pidiéndole a la autoridad que ponga atención a la condición de los infantes en la ciudad, la muerte de dos niños es la evidencia de que no se ha hecho el caso suficiente. El gobierno no escucha a la ciudadanía, agregó.



“Falta atención del gobierno en las cuestiones sociales, por ello se dan estos eventos donde mueren jóvenes y niños, son descuidos de una mala organización del estado en la cuestión de educación, guarderías y de apoyo a la familia”, opinó Carlos Murillo, vocero del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte.



No se le da importancia a la familia. Vivimos en una ciudad que ha estado abandonada por décadas, pues el único apoyo se concentra en inversión y como resultado está el descuido porque a la ciudadanía se le contenta con un “buen” sueldo y se le hace responsable de instalar valores en la familia, dijo.



Al sumar las carencias de la sociedad y la inseguridad pública tenemos como resultado a Ciudad Juárez, un lugar inmerso en una violencia que al parecer nunca termina, disminuye pero para brotar con los niveles de antes: homicidios y masacres.



Para Ernesto Chávez Nápoles, presidente de la Organización Estatal Chihuahuense, el problema principal también se concentra en un sistema de gobierno que carece de escrúpulos sociales, para el cual todo lo que acontece en la familia pasa a segundo termino.



“Las muertes de los menores lamentablemente el gobierno sólo las ve como una estadística, lo que debe hacer es invertir en la familia y en los derechos humanos para instalar el respeto hacia el ciudadano. Falta inversión para el beneficio y estabilidad familiar”.


agomez@redaccion.diario.com.mx

jueves, 5 de diciembre de 2013

Liberación de tres menores de edad, después de un año de cárcel por delitos que no cometieron.



El día 4 de Diciembre de 2013 fueron liberados los jóvenes Jorge Jonathan Morales Juárez, Juan Pablo Ortiz Lira y Abraham Salvador Moraza Venegas, todos de 17 años, después de haber pasado por una sentencia de más de un año en la Escuela de Mejoramiento para Menores Infractores México, sentencia por la cual los encontraron injustamente culpables del delito de robo agravado en grado de tentativa, misma sentencia que actualmente se encuentra en casación (recurso de inconformidad cuando en el juicio se sentencian culpables a inocentes).

Los  tres menores de edad junto con dos adultos, fueron sacados de sus hogares con lujo de violencia por agentes ministeriales en la madrugada del 4 de junio de 2012, como resultado de una “investigación” sobre una tentativa de robo en contra de un agente ministerial, siendo después retenidos ilegalmente, torturados y presentados a los medios de comunicación como culpables, violando así sus derechos elementales, causando además daños a la propiedad de los padres de Pablo Ortiz Lira, así como el robo de un teléfono celular y dinero en efectivo.

El Centro de Derechos Humanos Paso del Norte (CDHPDN) felicita ampliamente a Jorge Jonathan, Juan Pablo y Abraham, además de sus familiares, por haber conseguido un poco de justicia para su causa después de la larga insistencia en su inocencia y de haber soportado tanto tiempo encerrados, quedando todavía pendiente la reparación del daño por parte del Estado y el castigo a los agentes responsables de haberlos torturado. Este es la segunda ocasión en menos de tres meses que el CDHPDN celebra la liberación de sus defendidos (a finales de agosto es liberado Luis Adrián Figueroa Gómez de 15 años de edad).

Por otro lado, persiste una genuina preocupación del CDHPDN por el desempeño de las y los agentes del Ministerio Público, quienes siguen cometiendo violaciones a los derechos humanos, particularmente el método de la tortura, a pesar de los señalamientos que otras instancias de derecho humanistas nacionales e internacionales, haciendo imposible la justicia y vinculando a proceso a personas inocentes (chivos expiatorios).

La liberación de Jorge Jonathan, Juan Pablo y Abraham nos llena de alegría y nos permite seguir trabajando con vigor por la justicia a favor de las y los más vulnerables. En horabuena a todos, sus familiares y amistades por este merecido resultado.




De la justicia de cada uno(a) nace la paz para todas y todos.



Ciudad Juárez, Chihuahua a 5 de diciembre del 2013

martes, 3 de diciembre de 2013

Los derechos humanos en Ciudad Juárez, reporte del mes de noviembre del 2013



Noviembre registra un aumento de asesinatos,es escenario de una masacre familiar y una gran explosión en una fábrica; es el mes de la polémica liberación de un “chivo expiatorio” y de la ratificación del actual jefe de policía como secretario de Seguridad Pública del municipio. En general el desempeño policiaco sigue violentando los derechos humanos en Ciudad Juárez.  

La ratificación como Secretario de Seguridad Pública Municipal, del jefe policiaco interino César Omar Muñoz, vía el Congreso del Estado de Chihuahua y por decisión unánime, en una terna donde los tres candidatos contendientes tenían antecedentes de abuso policiaco y relaciones con el narcotráfico. A pesar de la ratificación de Muñoz, la conducta de las y los agentes de policía municipales sigue acumulando violaciones a los derechos humanos, sin notarse algún cambio entre esta administración de Enrique Serrano y la anterior deHéctor Murguía cuando el ex teniente Julián Leyzaola era el jefe de la policía municipal.

Según nuestro conteo hemerográfico, durante el onceavo mes del 2013 se registraron 53 asesinatos con un total de nueve detenidos. De estos hechos destaca el multihomicidio de ocho miembros de una familia, incluidos niños, siendo detenidos dos presuntos culpables, quienes acusan tortura por parte de las autoridades, en lo que posiblemente sea otro caso de “chivos expiatorios”.En cuanto a delitos patrimoniales, las páginas delos diarios reportaron 63 personas detenidas por delitos patrimoniales en 33 casos distintos, de éstos, 15 fueron contra comerciantes y sólo en uno de ellos no hubo detenidos. La policía municipal atendió 31 de los 33 casos. Además fueron detenidas seis personas por mostrar una actitud “sospechosa”, el resto fue resultado de respuestas inmediatas a llamadas o rondines de rutina.

En el mes fueron detenidas 36 personas por posesión de drogas o armas de fuego en 22 casos distintos. La policía municipal protagonizó 18 de los 22 arrestos, siendo todos fruto de revisiones aleatorias y/o por actitudes “sospechosas”. También en noviembrese reportaron seis casos de percances viales donde estuvieron involucrados elementos policiacos, uno por agentes ministeriales del cual la nota no da detalles y cinco por policías municipales causando la muerte de una persona, además de varias personas lesionadas y daños materiales como consecuencia de conducir a exceso de velocidad y no respetar los señalamientos viales.

Adicionalmente las denuncias contra agentes policiacos municipales continúan, principalmente por extorsión, abuso de autoridad y detenciones arbitrarias, mientras otras como las cometidas por agentes encubiertos en tiendas de conveniencia permanecen impunes. Comerciantes de mercados populares de segunda mano y piratería del centro también señalan a agentes de la Policía Federal por hostigamiento, en un sector donde han sido asesinados varios de ellos durante el presente mes. Además en el mismo periodo varias noticias de policías involucrados en violaciones de derechos humanos en otros momentos, han recibido penas absolutorias o leves en sus casos. 

Noviembre también es testigo de la liberación de Israel Arzate Meléndez, uno de los presuntos implicados en la masacre de Villas de Salvárcar, donde murieron 18 estudiantes en febrero del 2010. La noticia de la libertad de Arzate, en un caso plagado de irregularidades, mentiras y tortura, provoca reacciones encontradas y manipuladas mediáticamente por varios medios de comunicación y grupos de derecha opuestos a la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por otorgarle el amparo liso y llano, desatando también una persecución política por parte del gobierno de Chihuahua en contra de Arzate y un linchamiento mediático difamatorio contra organizaciones derecho humanistas.

Otro caso paradigmático por la magnitud del percance y la opacidad de las autoridades en resolverlo, es la explosión de la fábrica de dulces Blueberry a finales de octubre, evento que ha ocasionado hasta el momento ocho decesos y decenas de heridos, pero aún las autoridades son incapaces de determinar quiénes son las o los responsables del accidente, pese a ya haber terminado los peritajes. El hecho ha indignado a la sociedad juarense por que no sólo visibiliza el funcionamiento de esta empresa con antecedentes de multas por irregularidades y fallas, sino también la pérdida de derechos laborales y vulnerabilidad de sus trabajadores, la impunidad que goza la empresa y particularmente uno de sus socios (Eloy Vallina) la ausencia de una unidad médica de atención a quemados(as) en la ciudad y la falta de coordinación entre instituciones para atender emergencias de este tipo.

Lo que sucede en Ciudad Juárez no es exclusivo del estado; según el sociólogo y activista social Víctor Quintana, en los municipios del noroeste como Madera, Namiquipa, Bachíniva, Guerrero, Matachí, Temósachi, Gómez Farías y parte de Cuauhtémoc y Riva palacio, las policías delinquen, extorsionan y están coludidos con grupos narcotraficantes. La situación de municipios del sur del estado, com Jiménez, Guadalupe y Calvo o Parral, también acusan anomia por parte de grupos del narcotráfico como secuestros, extorsiones y asesinatos.

Tanto el gobierno del estado, como la administración municipal y algunas organizaciones pro oficialistas, como la Mesa de Seguridad, presumen en su discurso la disminución de la violencia en esta ciudad fronteriza, pero las cifras los desmienten y trasciende la ciudad hacia otros municipios. El sistema de justicia además sigue adoleciendo de imparcialidad y eficacia, se continúa cometiendo tortura en sus averiguaciones, a pesar del discurso oficial de que “no existe la tortura en Chihuahua”. Es tan elevado el número de violaciones a los derechos humanos en el estado y particularmente riesgoso defenderlos en Ciudad Juárez, que desde octubre del presente año, las Brigadas Internacionales de Paz (PBI, por sus siglas en inglés) han dispuesto de una oficina en la ciudad de Chihuahua para atender y acompañar a defensores y defensoras derecho humanistas.